Raúl Aguilar

"Il est grand temps de rallumer les etoiles" Guillaume Apollinaire

Abril 2017

El cielo de primavera puede que sea menos espectacular que el de otras épocas del año, puesto que las constelaciones típicas de esta estación no cuentan con estrellas excesivamente brillantes y, desde mi punto de vista, son mucho menos llamativas que Orión, Tauro, Can Mayor o Geminis, propias del invierno.

Pero esto no debe desanimarnos a la hora de preparar una salida al campo con nuestro instrumentos ópticos, ya sea un buen telescopio, unos simples prismáticos o nuestros propios ojos, ya que aún podremos ver, sobre todo a principio de mes las constelaciones anteriormente citadas, o por ejemplo una lluvia de meteoros (Las Líriadas, con su máximo en la noche del 21 al 22 de abril), o la ocultación -y reaparición- de Aldebarán (estrella más brillante de Tauro) por la luna en el crepúsculo del día 28.

Planetas:

  • Mercurio: el sábado 1 de abril Mercurio pasa por su máxima elongación este, por lo que será visible al atardecer con cierta altura (la mayor del año) sobre el horizonte, pero rápidamente irá perdiendo altura y brillo con el paso de los días hasta alcanzar su conjunción inferior el día 20.
  • Venus: será visible al amanecer sobre el horizonte este, a principio de mes brillará con magnitud -4.2, alcanzando magnitud -4.5 los últimos días de abril.
  • Marte: situado en Aries a principio de mes se pone por el horizonte oeste-noroeste una hora después del crepúsculo, adelantado su ocaso hasta que éste tiene lugar tan solo media hora después que el del sol los últimos días de mes, cuándo se sitúa cerca de las Pléyades y de una fina luna creciente. Buen momento para hacer una observación.
  • Júpiter: La noche del 7 al 8 pasa por su oposición (situándose a 666 millones de Km) lo que provoca que sea visible durante toda la noche con su máximo anual.
  • Saturno: Visible durante la segunda mitad de la noche con magnitud 0.4. Habrá que esperar hasta junio para poderlo antes tras la puesta de sol.

Eventos:

  • Sábado 1 – Máxima elongación este de Mercurio (19º).
  • Lunes 3 – Luna en cuarto creciente.
  • Viernes 7 – Júpiter en oposición, visible durante toda la noche con el mayor brillo del año.
  • Martes 11 – Luna llena. Primera luna llena de la primavera, que marca las fechas de la Semana Santa (Jueves Santo será el primer jueves tras la primera luna llena de la primavera)
  • Sábado 15 – Luna en apogeo, punto más alejado de su órbita, a 405454 Km de la Tierra.
  • Domingo 16 – Conjunción de Luna con Saturno, a 3.2º
  • Miércoles 19 – Luna en cuarto menguante.
  • Jueves 20 – Mercurio alcanza su conjunción inferior.
  • Sábado 22 – Máximo de la lluvia de meteoros “Lyridas”.
  • Domingo 23 – Luna en conjunción con Venus, a 5º al norte del planeta.
  • Martes 25 – Luna en conjunción con Mercurio, a 4.2º al sur.
  • Miércoles 26 – Luna llena.
  • Jueves 27 – Luna en su perigeo, punto más próximo de órbita, a 359383 Km.
  • Viernes 28 – Conjunción de una fina luna creciente con Marte, a 5.6º y cerca también de las Pléyades.

Constelaciones:

Como ya se ha indicado al principio de esta estrada el cielo del invierno empieza a estar bajo al oeste tras la puesta de sol, mientras que las constelaciones de la primavera empiezan a ganar altura por el este. El cielo típico de primavera tiene fama de ser poco interesante, pero no por ello debemos dejar de tratar de aprovechar los días menos fríos que vamos teniendo para hacer alguna observación. Las novedades de este mes en el inicio de la noche, y mirando hacia el este son las grandes constelaciones de LeoVirgo y Bootes. La constelación de Virgo, dominada por la brillante Spica, se caracteriza por la cantidad de galaxias en ella podemos encontrar de entre las que destacan M87 y la Galaxia del Sombrero o M104. Un poco más al norte, en Bootes, cuya estrella más brillante es Arturo, tenemos el cúmulo globular M3.

Las constelaciones propias de la primavera ganan altura por el este.

Las constelaciones propias de la primavera ganan altura por el este.

Por el norte las constelaciones circumpolares siguen su danza en torno a la estrella Polar, a finales de este mes la Osa Mayor alcanza su mayor altura, mientras que Casiopea se encuentra baja sobre el horizonte.

Estamos antes las últimas semanas para disfrutar de las constelaciones de invierno.

Estamos antes las últimas semanas para disfrutar de las constelaciones de invierno.

Hacia el oeste las bellas constelaciones del invierno (TauroOriónCan Menor…) empiezan poco a poco a desaparecer, pero aún podemos aprovechar las primeras horas de la noche para observarlas y disfrutar de algunos objetos magníficos como son las Pléyades (M45) en Tauro o la Nebulosa de Orión (M42) en Orión.

Las constelaciones que podemos ver durante las primeras horas tras la puesta del Sol son (colocadas de este a oeste siguiendo la eclíptica, luego las del sur, el norte y el cénit): En torno a la eclíptica de este a oeste:

Hacia el Sur:

Hacia el norte:

Próximas al cénit:

Comparte!

próximo puesto

Atrás puesto

Dejar una contestacion

© 2017 Raúl Aguilar

Tema de Anders Norén