Corona Borealis comparte muchas similitudes con su hermana del sur, Corona Australis, además de tener una forma similar ambas ya fueron consideradas por Ptolomeo entre sus 48 constelaciones, abarcan una región muy pequeña del cielo y ninguna de las dos contiene estrellas de primera magnitud.

Según la cultura que se considere esta constelación tiene varias leyendas que tratan de explicar su existencia. Si nos centramos en la mitología griega la corona pertenecería a Ariadna, hija de Minos, rey de Creta, quien, tras haber sida abandonada por Teseo, no quería casarse con Dionisio, puesto que tenía forma de mortal. Hasta que éste se quitó la corona y la lanzó al cielo, probando así que era un dios y convenciendo a Ariadna, quien complacida se casó con él.

Corono Borealis, junto a la gran constelación del Boyero.

Corono Borealis, junto a la gran constelación del Boyero.

Otra versión narra como Dionisio le regaló la corona a Ariadna como regalo de bodas. Cuando ella murió el dios lanzó la corona al cielo para homenajearla. Posteriormente Ariadna fue divinizada por Zeus.

Mapa estelar de Corona Borealis

Mapa estelar de Corona Borealis

En un plano astronómico Corona Borealis no tiene objetos de interés, si hubiera que destacar algo podríamos mencionar Abell 2065, un cúmulo de más de 400 galaxias, invisible al ojo humano, haría falta un telescopio de gran tamaño para observar sus miembros, el más brillante con magnitud 16.

  • α Coronae Borealis (Alphecca): sistema binario situado a 72 años luz con un periodo de 17, 4 días y magnitud 2,2.
  • β Coronae Borealis (Nusakan), también se trata de una estrella doble, en este caso su magnitud es de 3,66.

 Esta constelación no se encuentra junto a ninguna otra identificable a primera vista por lo que para su localización lo mejor es partir de la Osa Mayor y seguir los siguientes pasos:

  1. Prolongamos la línea imaginaria que une Dubhe y Megrez hasta alcanzar Arturo, la estrella principal del Boyero, fácilmente reconocible por ser una de las estrellas más brillantes del cielo.
  2. Una vez en Arturo continuamos nuestro camino girando 90º hacia donde nos indicarían Alkaid, Mizar y Alioth, las tres estrellas del “palo” del carro, si nos imaginásemos que forman una flecha.
  3. A una distancia aproximadamente igual a la del palo del carro de la Osa Mayor habremos llegado a Alphecca, y con ella a la constelación de la Corona Borealis.
Partiendo de la Osa Mayor, pasamos por Arturo como punto intermedio en la localización de Corona Borealis.

Partiendo de la Osa Mayor, pasamos por Arturo como punto intermedio en la localización de Corona Borealis.

Corona Borealis puede observarse tras la puesta de sol de los meses: abrilmayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre y noviembre.

Comparte!