Raúl Aguilar

"Il est grand temps de rallumer les etoiles" Guillaume Apollinaire

Julio 2017

Entramos en la mejor época del año para realizar una observación, por un lado los días son más cálidos y resulta apetecible salir al campo, por otro lado las constelaciones propias del verano ya tienen cierta altura tras la puesta de sol, por lo que no tendremos que esperar hasta bien entrada la madrugada para contemplar el Cisne, el Águila, la Lira o las zodiacales Escorpio y Sagitario, hacia el centro de nuestra Vía Láctea, zona plagada de cúmulos y otros objetos de cielo profundo.

A finales de mes podremos disfrutar de una lluvia de estrellas, se espera el máximo de las Delta Acuáridas para el día 30. Tendremos que esperar a la segunda mitad de la noche para que el radiante alcance su máxima elevación sobre el horizonte sur y a la creciente luna se oculte permitiéndonos así disfrutar del espectáculo.

El día 3 de julio la Tierra pasará por su afelio (punto de su órbita más alejado del Sol), puede parecer paradójico puesto que en el hemisferio norte nos encontramos en verano, pero no así en en el sur. El calor en la superficie de la Tierra no se debe a la distancia de ésta con el Sol, si no al ángulo de incidencia de sus rayos.

Planetas:

  • Mercurio: salvo la primera semana del mes podremos observarlo hacia el oeste al anochecer, especialmente la tercera semana. El día 25 ofrecerá una bonita conjunción con una fina luna creciente, y el día 30 alcanzará su máxima elongación este (27º) aunque su poca altura sobre el horizonte harán necesarios una prismáticos para su visualización.
  • Venus: situado en la constelación de Tauro, brilla con magnitud -4.1 al amanecer hacia el horizonte este, desde media hora a principios de mes, hasta una hora a finales, antes de la salida del sol.
  • Marte: este mes no podremos contemplar al planeta rojo, puesto que pasa por su conjunción con el Sol, el día 27.
  • Júpiter: es visible durante la primera mitad de la noche en la constelación de Virgo, brillando con magnitud -2.0.
  • Saturno: Visible durante todo la noche en la primera mitad del mes se sitúa en Ofiuco, donde se mueve retrógradamente con magnitud -0.2.

Eventos:

  • Sábado 1 – Luna en cuarto creciente, y conjunción con Júpiter (2.6º al sur de la Luna).
  • Lunes 3 – A las 20:11 UTC la Tierra pasa por su afelio (1.017 U.A. – 152.095 millones de km.), teniendo en ese momento una velocidad de traslación 3.420 Km/h superior a la de su promedio 107.280 Km/h.
  • Jueves 6 – Luna en apogeo, a 405.002 Km de la Tierra.
  • Viernes 7 – Saturno se sitúa a 3.5º al sur de la Luna.
  • Domingo 9 – Luna llena.
  • Viernes 14 – Conjunción entre Venus y Aldebarán (α Taurí) visible al amanecer.
  • Domingo 16 – Cuarto menguante.
  • Viernes 21 – Luna en perigeo, a 355.329 Km de la Tierra.
  • Domingo 23 – Luna nueva.
  • Martes 25 – Mercurio se sitúa a tan solo 0.8º al sur de la luna y pegado casi a Régulo (α Leonís).
  • Viernes 28 – Júpiter a 3º al sur de la luna
  • Domingo 30 – Luna en cuarto creciente.
  • Domingo 30  –  Máximo de las lluvias de estrellas δ(delta) acuáridas del sur (THZ = 16) y α(alfa) Capricórnidas (THZ = 5)

 

Constelaciones:

Hacia el sur las constelaciones propias del verano van ganado protagonismo, destacan Escorpio y Sagitario, que por encontrarse hacia el centro de la Vía Láctea están en una región rica en objetos de cielo profundo.

Además este mes podemos encontrar entre ella a Saturno, ya no hay excusa para salir a hacer una observación.

Las constelaciones propias del verano van ganando altura sobre el horizonte sur.

Las constelaciones propias del verano van ganando altura sobre el horizonte sur.

En el extremo opuesto del cielo, hacia el norte, las constelaciones circumpolares siguen su baile en torno a la estrella polar. En esta época la Osa Mayor va perdiendo altura por el oeste de la Osa Menor, mientras que Casiopea y Cefeo la ganan por el este.

Casiopea va ganando altura mientra que la Osa Mayor la pierde en su baile anual en torno a la estrella polar.

Casiopea va ganando altura mientra que la Osa Mayor la pierde en su baile anual en torno a la estrella polar.

Finalmente, hacia el este podemos contemplar las constelaciones de Lyra, el Cisne y el Águila, con sus estrellas principales Vega, Deneb y Altair, formando el triángulo del verano.

El triángulo del verano (Vega-Deneb-Altair) dominan el cielo hacia el este.

El triángulo del verano (Vega-Deneb-Altair) dominan el cielo hacia el este.

Las constelaciones que podemos ver durante las primeras horas tras la puesta del Sol son (colocadas de este a oeste siguiendo la eclíptica, luego las del sur, el norte y el cénit): En torno a la eclíptica de este a oeste:

Hacia el Sur:

  • Escopio
  • Sagitario
  • Cuervo

Hacia el norte:

Próximas al cénit:

 

 

 

 

Comparte!

próximo puesto

Dejar una contestacion

© 2017 Raúl Aguilar

Tema de Anders Norén