Raúl Aguilar

"Il est grand temps de rallumer les etoiles" Guillaume Apollinaire

Junio 2017

Un año más el evento astronómico más destacado del mes de junio es el solsticio de verano, el cambio de estación astronómico. La noche del 20 al 21, a las 04:25 T.U. (06:25 en España peninsular, horario de verano) el Sol pasa por el solsticio de verano.

Es en este momento cuando el Sol alcanza una mayor altura sobre el cielo (en el hemisferio norte), situándose en el cénit en el trópico de Cáncer (latitud 23º 27′ 3,46″) puesto que el eje de la Tierra está inclinado exactamente ese ángulo.

Vamos a tratar de entenderlo con una imagen:

En el Solsticio de verano, posición de la Tierra más a la izquierda, el Sol, visto desde el hemisferio norte, alcanza su máxima altura.

En el Solsticio de verano, posición de la Tierra más a la izquierda, el Sol, visto desde el hemisferio norte, alcanza su máxima altura.

Como ya se ha indicado el eje de la Tierra está inclinado 23º, algunas veces el extremo norte de dicho eje está “apuntando” hacia el Sol (solsticio de verano en el hemisferio norte, de invierno en el sur) como está representado en la Tierra situada más a la izquierda de la imagen anterior. Y otras veces es el extremo sur del eje el que apunta hacia el Sol (solsticio de invierno en el hemisferio norte, de verano en el sur), Tierra situada más a la derecha.

Quedémonos con la situación que ahora más nos interesa, el solsticio de verano. Si el eje de la Tierra no estuviera inclinado el Sol estaría sobre nuestras cabeza, en el cénit, cuando nos situásemos en el ecuador, pero como está inclinado 23º lo estará, en el hemisferio norte, durante el solsticio de verano, cuando nos situemos en una latitud 23º N, que es precisamente el trópico de Cáncer.

Análogamente en el hemisferio sur, durante nuestro solsticio de invierno el sol tendrá una declinación (ángulo que forma un astro con el ecuador celeste. La altura, para entendernos) de 90º en una latitud 23º S, línea imaginaria que conocemos como el trópico de Capricornio.

La declinación de un astro es su altura sobre el ecuador celeste.

La declinación de un astro es su altura sobre el ecuador celeste.

Resumiendo, y a efectos prácticos, la noche del 20 al 21 de junio será la más corta del año en el hemisferio norte, aunque las cuatro noches precedentes y las cuatro siguientes solo son más larga por menos de un minuto.

Además la noche del 27 al 28 de junio tendrá lugar el máximo de la lluvia de estrellas conocidas como Bootidas, restos del cometa 7P/Pons-Winnecke cuya órbita atraviesa la Tierra en estas fechas. La THZ (número de estrellas fugaces a la hora) es variable, entre 0 y 100, pero este año puede merecer la pena arriesgarse ya que la luna se oculta pronto tras la puesta de sol y tenemos toda la noche para disfrutar de ellas.

Planetas:

  • Mercurio: el 21 de junio pasará por su conjunción superior, situándose detrás del Sol, por lo que este mes no será visible por encontrar se muy bajo al amanecer (antes de la conjunción) o al atardecer (tras ella).
  • Venus: este mes hará honor a su apodo “el lucero del alba”, brillando antes de la salida del sol con magnitud -4.3 en las constelaciones de Piscis y Aries (Tauro a finales de mes ya con magnitud -4.1).
  • Marte: este mes sólo podremos contemplarlo los primeros días del mismo, debido a escaso brillo y a su poca altura sobre el horizonte.
  • Júpiter: visible durante la primera mitad de la noche, con magnitud -2.2 se sitúa en la constelación de Virgo, irá adelantando su ocaso hasta ocultarse poco después que el sol a finales de mes.
  • Saturno: este mes, el día 15, pasa por su oposición mostrando su mayor brillo anual, pues que a pesar de situarse en el punto más alejado de la Tierra el Sol le ilumina completamente. Se sitúa en la constelación de Sagitario donde será visible toda la noche.

Eventos:

  • Jueves 1 – Luna en cuarto creciente.
  • Sábado 3 – Conjunción entre Venus y Urano (a 1,7º), buen momento para tratar de ver Urano, no a simple vista, utilizando Venus como referencia.
  • Sábado 3 – Máxima elongación oeste de de Venus 46º)
  • Domingo 4 – Conjunción: Júpiter a 2.2º al sur de la Luna.
  • Miércoles 7 – Máximo de la lluvia de estrellas Ariétidas, con uan THZ de 30 meteoros a la hora.
  • Jueves 8 – Luna en apogeo, mayor distancia a la Tierra, a 404115 Km.
  • Viernes 9 – Luna llena
  • Sábado 10 – Conjunción: Saturno a 3.1º al sur de la Luna.
  • Jueves 15 – Saturno en oposición, visible por tanto toda la noche, con su máximo brillo anual.
  • Viernes 16 – Conjunción: Neptuno a 0,7º al norte de la Luna, referencia para localizarlo.
  • Sábado 17 – Luna en cuarto menguante.
  • Martes 20 – Conjunción: Venus 2,3º al norte de la Luna.
  • Miércoles 21 – a las 04:25 U.T.C. tendrá lugar el solsticio de verano en el hemisferio norte (de invierno en el hemisferio sur).
  • Miércoles 21 – Mercurio en conjunción superior (detrás del sol).
  • Jueves 22 – Conjunción: Aldebarán (alfa de la constelación de Tauro) se situará a tan solo 0,6º al sur de la luna.
  • Viernes 23 – Luna en perigeo, punto de su órbita más próximo a la Tierra, a 352.630Km.
  • Sábado 24 – Luna nueva en conjunción con Marcurio, separados 5,2º y con Marte, a 4,4º, ambos al norte de la Luna.
  • Martes 27 – Máximo de lluvia de estrellas Bótidas, con una THZ variable entre 0 y 100 meteoros a la hora.
  • Miércoles 28 – Conjunción: Mercurio a 0.8º al norte de Marte.

Constelaciones:

Tras la puesta de sol continuamos con el cielo propio de la primavera, sobre todo durante la primera parte del mes, que no es precisamente el más espectacular del año. Por ello mi recomendación es esperar unas horas tras la puesta de sol para hacer una observación o mejor aún, esperar a los últimos días del mes, en concreto la noche del 27 al 28 puede ser una muy buena fecha puesto que podremos contemplar una fina luna creciente que se ocultará poco después que el sol no molestando así para ver alguna constelación propia del verano que ya empieza a ganar altura por el este.

Además este día es el máximo de las Bótidas, que aunque tienen una THZ variable pueden dejarnos algún buen recuerdo y ganas para hacer otra observación en verano o salir a ver las “Lágrimas de San Lorenzo” en agosto

A finales de mes ya podemos contemplar sobre el horizonte este la Lira, el Cisne y el Águila, con sus estrellas principales, Vega, Deben y Altair formando el triángulo del verano. O las constelaciones de Escorpio y, tras ella, Sagitario, ricas en objetos de cielo profundo.

Sobre el horizonte este empiezan a ganar altura las constelaciones propias del verano.

Sobre el horizonte este empiezan a ganar altura las constelaciones propias del verano.

Las constelaciones que podemos ver durante las primeras horas tras la puesta del Sol son (colocadas de este a oeste siguiendo la eclíptica, luego las del sur, el norte y el cénit): En torno a la eclíptica de este a oeste:

Hacia el Sur:

Hacia el norte:

Próximas al cénit:

 

Comparte!

próximo puesto

Atrás puesto

Dejar una contestacion

© 2017 Raúl Aguilar

Tema de Anders Norén